Con la llegada de la Navidad se intensifican las comidas con amigos, las cenas en familia y las reuniones alrededor de una mesa. Este año, aunque no pueda ser de la misma manera que en años anteriores, nos merecemos más que nunca juntarnos con nuestros familiares y seres queridos y degustar los platos típicos de Navidad.

El éxito de las comidas y cenas navideñas no depende únicamente de llenar la mesa de exquisitos manjares, también es parte fundamental la selección de los vinos que los deben de acompañar. Por ese motivo, es importante dedicarle tiempo a esta elección, al igual que dedicamos tiempo para decidir el menú con el que pretendemos hacer felices a los asistentes a nuestras reuniones navideñas.

Lamentablemente, un maridaje incorrecto puede echar por tierra todo el trabajo y esfuerzo empleado en la elaboración del menú navideño.

A continuación, os vamos a sugerir algunas marcas, pero no queremos limitarnos a ellas. Simplemente queremos aportar nuestros consejos para ayudaros a elegir el mejor vino para unas reuniones de Navidad perfecta y bien maridada.

Las comidas navideñas suelen empezar con los aperitivos; multitud de platos con la mejor presentación posible y con los más variados y exquisitos ingredientes. Además del vino blanco, los vinos rosados o los espumosos son siempre una apuesta segura para estos momentos iniciales. Son frescos y ligeros,  resultan sumamente versátiles y se pueden maridar con infinidad de platos. Os recomendamos un D.O. Txacolí de Geroa (Hondarrabi Zerratia),  un verdejo de la D.O. de Rueda como José Pariente 2017.

Estos mismos vinos funcionan también de maravilla con los platos de marisco y pescados blancos, ya que son vinos que nos ayudan a arrastrar la grasa y limpiar el paladar.
Si tomáis pescado como plato fuerte, como sugerencia os proponemos un vino de la D.O. Rías Baixas, como un Tierras Gaudas 2017.

Al pensar en un plato de carne roja parece imposible imaginar un vino que no sea tinto. El cordero no admite discusión. Su afinidad natural con los vinos de crianza riojanos es siempre un acierto. En cambio, carnes como la ternera o el buey, agradecen algo más de corpulencia, un vino que acompañe, no que oculte el sabor de la carne y si es posible que lo intensifique. Un acierto seguro sería un buen Ribera del Duero como Emilio Moro, Pago de Capellanes, Arzuaga etc..

Llegamos al momento “goloso” de la reunión. La hora de los postres y dulces navideños es la oportunidad perfecta para sorprender y redondear una experiencia gastronómica memorable. Una opción ideal es acompañar nuestros generosos postres con  una buena copa de vino dulce, como el Pedro Ximénez Cedro.

Hemos dejado para el final a los grandes protagonistas de estas fiestas, los vinos con los que brindamos y que no pueden faltar en nuestras mesas, los espumosos, bien sea Cava o Champagne. Pero aquí nos vais a perdonar, pero como buen restaurante asturiano que somos, nosotros el brindis lo hacemos con ¡¡¡Sidra!!! 

Confiamos haberos servido de ayuda para conseguir un maridaje perfecto en vuestros menús de Navidad. Nuestra intención es que disfrutéis de la exquisitez de un buen vino, realzando el sabor de vuestros elaborados platos navideños. Pero ya sabéis, si no os apetece cocinar por el motivo que sea, siempre podréis reservar  el menú de Navidad  y Nochevieja en Restaurante La Madreña. Además, tenemos una completa carta de vinos para conseguir el maridaje perfecto. 

Para más información ponte en contacto con nosotros en el 91 426 88 50, estaremos encantados de atenderte.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies